6 solos de guitarra de rock clásico –

En el mundo del rock ‘n’ roll, pocos momentos reciben tanta atención como un deslumbrante solo de guitarra. No es sólo una demostración de habilidad técnica; es una narrativa electrizante en sí misma, un crescendo de emoción cruda que convierte a un músico común y corriente en una leyenda eterna. Desde los conmovedores riffs con inflexión de blues de Eric Clapton hasta la asombrosa pirotecnia de Eddie Van Halen, el solo de guitarra sirve como el corazón proverbial del rock clásico, bombeando sangre por las venas de su histórica historia.

La siguiente lista examina seis momentos icónicos que son más que solos; son historias intrincadas contadas a través de las cuerdas de Fender o los trastes de Gibson, dejando una huella imborrable en la historia del rock.

La próxima vez que estés en tu sótano tratando de alcanzar el estatus de dios de la guitarra, recuerda: no solo estás recreando una secuencia de notas, sino que estás canalizando el espíritu de algunos de los slingers clásicos de seis cuerdas más venerados.

1. «Escalera al cielo» de Led Zeppelin

Guitarrista: Jimmy Page

Escuchar «Stairway to Heaven» es casi como un viaje musical, y el solo de Jimmy Page es un clímax glorioso. La capacidad de Page para cambiar de la guitarra acústica a la eléctrica a lo largo de la canción es fenomenal, pero es el gran solo lo que hace que esta canción sea legendaria. Cuando Page toma su Gibson Les Paul, el tiempo se detiene y los oyentes son arrojados al paraíso sonoro que Page ha creado.

Momentos definitivos

La secuencia hasta el final del solo, que une exquisitamente las complejas capas de la canción, ha sido, con razón, objeto de innumerables tutoriales de guitarra para aspirantes a estrellas de rock.

(RELACIONADO: Las cinco mejores piezas de guitarra solista que necesitas escuchar)

2. «Hotel California» de las Águilas

Guitarristas: Don Felder y Joe Walsh

El sonido de la guitarra de 12 cuerdas que abre «Hotel California» es reconocible al instante, preparando el escenario para lo que está por venir: una narrativa misteriosa que es tan emocionante como el solo mismo. En esta canción, Don Felder y Joe Walsh entablan un complejo diálogo de guitarra que va más allá del típico ataque de dos guitarras.

Momentos definitivos

La armonización sincronizada al final del solo, envolviendo la historia en un arco musical, seguramente complacerá incluso a los oyentes más hastiados.

3. «Erupción» de Van Halen

Guitarrista: Edward Van Halen

Menos una canción y más una interpretación incendiaria, «Eruption» muestra la técnica innovadora de Eddie Van Halen, incluido el tapping a dos manos que popularizó y que ayudó a definir el género pop metal de los 80. Este solo fue una erupción que sacudió los cimientos de las normas de la guitarra del rock.

Momentos definitivos

Una secuencia de arpegios de ritmo rápido que hace que la cabeza de un guitarrista profesional dé vueltas aún más ahora que cuando se escuchó por primera vez a finales de los 70.

4. «Comfortably Numb» de Pink Floyd

Guitarrista: David Gilmour

En «Comfortably Numb», David Gilmour demuestra cómo se puede utilizar la guitarra para contar una historia emocional. Con un telón de fondo etéreo como base de la canción, Gilmour ofrece un hermoso solo que transmite una sensación de anhelo y resignación.

Momentos definitivos

El segundo crescendo solo, que utiliza varias curvas y vibratos, captura el núcleo emocional de la canción, convirtiéndola en uno de los momentos más importantes de la historia del rock.

5. «A lo largo de la Atalaya» de Jimi Hendrix

Guitarrista: Jimi Hendrix

Jimi Hendrix transformó el original de Bob Dylan en un cuento épico a través de su guitarra. Su solo en «All Along the Watchtower» es una experiencia explosiva, llena de efectos de pedal wah-wah y retroalimentación, que sirve como piedra angular del rock psicodélico.

Momentos definitivos

El uso que hace Hendrix de un pedal wah-wah cuando entra en su segundo solo no sólo realza la música, sino que añade tensión a la narrativa de la canción.

6. «Bohemian Rhapsody» de Queen

Guitarrista: Brian May.

«Bohemian Rhapsody» es una montaña rusa de estilos musicales, pero es el solo de mitad de canción de Brian May el que lo une todo. Como músico de formación clásica, May ofrece solos de una calidad asombrosa incluso en canciones repletas de grandes momentos.

Momentos definitivos

Cuando May pasa a una octava más alta para representar el clímax de la canción, es una metáfora auditiva de un crescendo emocional que impulsa el clímax dramático de esta ópera rock.

Foto de Mat Hayward/Getty Images

Puede interesarte

Este fin de semana se proyectará en Kansas City una gran película sobre concursos de guitarra aérea en todo el mundo.

Foto cortesía de // Catching Air – Documental Documentales premiados, coger el aire se proyectará …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *